La Behobia en cuatro palabras.

Nuestro técnico y coordinador de la Comunidad Running Javi Güemes, nos describe todas las sensaciones que se ha traído de la 54ª edición de la Behobia de San Sebastián. Solo alguien como él es capaz de darle forma escrita a esta carrera.
20/11/2017
La Behobia en cuatro palabras. 's illustrative image

Llego de la Behobia y sin haber podido asimilar aún todas las sensaciones y momentos vividos, llegan los de Marketing de Àccura y, por puro desconocimiento de lo que dicen, solo se les ocurre que pedirme una pequeña crónica de lo que ha sido el viaje y la carrera, como si fuera posible resumir en cuatro frases un fin de semana disfrutado al máximo.

Pues lo voy a hacer, y no en cuatro frases, si no en cuatro palabras, cuatro palabras que resumen el alma de esta carrera.

AMISTAD, puesto que no entendería nunca participar en una carrera así sin querer compartirla con el grupo de amigos, con la familia, o con la gente más cercana a ti con la que hablas, ríes, corres y sientes a diario. Las personas con las que compartes todas tus emociones.

ESFUERZO, no podemos olvidar que hay que llegar a San Sebastián en un recorrido de 20km, sinuoso, con tres grandes subidas, normalmente frio y húmedo y, muchas veces, acompañados de ráfagas de viento. Pero esto que puede parecer algo incómodo y desagradable se convierte en la Behobia en parte de su encanto gracias a la fuerza de la gente que te empuja y anima a base de gritos, aplausos y ánimos continuos.

PÚBLICO, el verdadero alma de la carrera y que te acompaña a lo largo de todo el trazado, ayudándote con su energía y consiguiendo que alcances sin dificultad la meta. Su fuerza consigue suavizar todas las dificultades que encontramos. Hacen que las cuestas no sean tan empinadas, ni el camino tan largo.

Y, por último, la palabra que mejor define el espíritu de la carrera, EMOCIÓN, porque EMOCIÓN es leer a Carles Castillejo en su cuenta de Instagram que aún después de haber ganado las dos últimas ediciones de la Behobia y llevar 4 Olimpiadas a sus espaldas aún se emociona al encarar la interminable línea de llegada al sentir al público, animándole, aplaudiéndole y gritándole hasta verle cruzar la meta.

Y siguiendo con atletas ganadores de la carrera, EMOCIÓN es leer a Jaume Leiva asegurando que mientras sus piernas aguanten no dejará de venir a Behobia para escuchar una y otra vez ¡¡¡Aúpa Leiva!!! en miles de bocas, pero como a él, el público anima a todos los corredores y corredores. EMOCIÓN es escuchar tu nombre cuando estas a punto de flojear.

Que atletas profesionales se emocionen de esta forma es la máxima expresión del ambiente generado por un público entregado que disfruta de lo que ve y valora el esfuerzo de todos los corredores.

EMOCIÓN es sentir su calor, da igual si hace frio o calor, da igual si llueve o no, da igual también que hayan pasado los primeros hace horas porque ellos esperaran hasta que el último corredor cruce la línea de meta.

EMOCIÓN es la sonrisa de los niños en la primera fila de espectadores ofreciéndote su manita para que se la choques al pasar, en ese momento somos héroes para ellos y, estoy seguro, estarán pensando, aquí estaré yo cuando sea mayor.

Después de nueve Behobias podría mencionar cientos de recuerdos de la carrera, pero en mi cabeza y en mi corazón hay uno que se repite año tras año y que lo espero incluso antes de llegar a él, es el paso por el puente, después del Kursaal, a 500mts de meta; ahí, el camino se estrecha y no porque la calle lo sea si no porque el público se te echa encima casi al extremo de poder tocarte, en un empeño de animarte todavía más porque sabe que has llegado casi al final y quiere que le oigas y quiere que le sientas para que le recuerdes y lo esperes un año después.

La Behobia- San Sebastián, 54 ediciones, 30.000 corredores y un millón de sensaciones vividas.

No quiero despedirme, ni cerrar el resumen de una carrera única sin mencionar las palabras de otro gran campeón, atleta profesional y, como no, ganador de la Behobia, Chema Martínez. Son unas palabras que leí hace 9 años en el “Mundo Deportivo” y que fueron las que me empujaron a empezar un viaje que a día de hoy parece no tener fin y que han convertido el viaje a San Sebastián para participar en la Behobia en el gran acontecimiento social de Àccura.

“… corre, lucha y sufre, pero tienes que saber reservar energía para poder disfrutar en el último kilómetro de todo lo que has hecho hasta ahora”. Formaban parte de la crónica de la Behobia- San Sebastián de 2008.

 

Javi Güemes

Coordinador de running de los centros Àccura

Técnico de running en Àccura Gavà-mar

 

 

 

 

 

Accura utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegacion así como para realizar tareas de analisis. Al continuar navegando entendemos que das tu consentimiento a nuestra politica de cookies. OK